No tires por el desagüe líquidos como el aceite y las grasas, ni líquidos peligrosos como solventes o restos de pintura.

Recuerda que cualquier cosa que tires por las tuberías, el lavabo o el WC pueden acabar en nuestros ríos o mares.

Organízate con tu comunidad para separar y vender diferentes tipos de desechos.

Hay empresas dedicadas a la compra de periódico, libros viejos, PET, Aluminio, tetrapack, vidrio, entre otros.

Evita comprar artículos que vengan con empaques excesivos.

Por ejemplo, prefiere comprar productos frescos en el mercado local más cercano, no vienen con tanto empaque como los de los supermercados y pueden ser más baratos.

Recuerda separar tu basura en cuatro tipos: orgánicos, inorgánicos reciclables, inorgánicos no reciclables y manejo especial y/o voluminosos.

Organízate con tu comunidad para separar y vender diferentes tipos de desechos. Hay empresas dedicadas a la compra de periódico, libros viejos, PET, aluminio, vidrio, entre otros.

No tires por el desagüe líquidos peligrosos como solventes o restos de pintura. Recuerda que cualquier cosa que tires por las tuberías, el lavabo o el WC pueden acabar en nuestros ríos o mares.

En caso de no tener un separador especial para los residuos de aceite, grasas o líquidos peligrosos en su envase original, deposítalos en un recipiente de vidrio para tirarlos con los desechos inorgánicos no reciclables.

Evita usar bolsas plásticas desechables para hacer compras, mejor opta por las bolsas reusables para mandado. Las bolsas plásticas tardan hasta 20 años en degradarse.

Usa trapos para limpiar la cocina, en lugar de servilletas de papel desechables.

Procura usar velas con citronella en lugar de lámparas eléctricas contra insectos.

Separa tus latas de refresco del resto de los desechos inorgánicos, puedes venderlas para que sean recicladas apropiadamente.

No tires las computadoras viejas en botes de basura. Éstas van en el cuarto tipo de manejo especial y/o voluminosos.

Prepara tus propios alimentos con productos frescos de mercados locales en lugar de comprar comida empacada de supermercados.

Sé creativo, haz cosas útiles y divertidas reciclando desechos inorgánicos.

Es mejor usar pañales de tela que desechables. Además de ser más baratos, son amigables con el medio ambiente.

Lee revistas, libros o periódicos en Internet, ayudas a no generar desechos de papel y a que no se talen más árboles.

Compra la mayor cantidad de productos reciclables que puedas o en envases retornables. De ser posible compra a granel, así evitas la generación de desechos.

Compra la menor cantidad de plástico posible, estos envases tardan en degradarse hasta 500 años.

Al recuperar y reusar cajas de cartón o envases hechos con papel, contribuyes a que se talen menos árboles.

Mientras uses menos servilletas, pañuelos desechables o papel higiénico es mejor.