En el Blog

En México se desechan al año aproximadamente 40 millones de llantas, de las cuales solo 12% se reutilizan.

Las llantas destinadas a la basura pueden impulsar a la propagación de plagas como roedores, moscas, mosquitos u otros insectos. Muchas terminan en mares, ríos y demás cuerpos de agua. En casos de incendios son muy difíciles de apagar, sin mencionar que su quema incontrolada puede generar sustancias cancerígenas para los seres humanos.

Se puede concluir que los neumáticos desechados son una gran amenaza para el aire, la vegetación, los suelos, ríos, mares y la salud de las personas.

Existen empresas que reciben llantas desechadas para renovarlas y darles un segundo o hasta un tercer uso. Los principales cementerios de llantas del país están en el Cerro del Centinela en Mexicali, Baja California; el Ejido Lázaro Cárdenas en Tijuana, Baja California; Nogales, Sonora; Ciudad Juárez, Chihuahua; Matamoros y Reynosa, Tamaulipas y en el Bordo de Xochiaca, en el Distrito Federal.

La mayoría de las llantas desechadas conservan sus estructuras y sólo tienen desgastadas sus bandas. Estas empresas se dedican a retirar el material afectado y reparar los neumáticos para que regresen al asfalto.

Una llanta totalmente nueva puede rodar hasta 200,000 km, mientras que una renovada se le acerca mucho al durar unos 180,000 km. El proceso de renovación puede extenderse hasta tres días. Expertos manifiestan que por costo vale la pena reutilizar los neumáticos; el producto nuevo puede costar unos 5,500 pesos y renovado alrededor de 1,500 pesos. Esta práctica además promueve un significativo avance para el cuidado del medio ambiente.

En la actualidad, este hábito mayormente es acatado por empresas y organizaciones dedicadas al traslado de carga pesada y del sector transporte.

¿Qué pasa con aquellas llantas cuyas estructuras están dañadas? El caucho de los neumáticos dañados puede ser aprovechado para la elaboraración de topes en estacionamientos, suelas de zapatos y rellenos para la construcción de canchas de pasto sintético. Sin embargo, su principal uso es como agregante en la fabricación de asfalto, ya sea para producir nuevas vías o para cubrir baches.

Hay quienes reutilizan las llantas con fines decorativos y recreativos. Tradicionalmente han sido reciclados como columbios y escaladoras para niños en parques, pero muchos artistas han dado segundas oportunidades a estos productos convirtiéndolos en lindos muebles, macetas, contenedores de plantas, mesas, areneros y esculturas.

Es común que los residuos traigan consigo numerosos problemas para el medio ambiente, pero el aprovechamiento a nuestro favor de los mismos vienen de la suma de iniciativas individuales y, muchas veces, organizadas. Nuestra preocupación por el medio ambiente es un importante paso para alcanzar la evolución de conciencias. ¡Súmate a la reutilización de llantas desechadas, así como del resto de los materiales reusables!

Por: Limpiemos Nuestro México

Comparte:

Notas recientes


Científicos mexicanos desarrollan plásticos biodegradables

Jueves 11 de enero, 2018

Científicos advierten que por las luces LED crece la contaminación lumínica en el mundo.

Jueves 11 de enero, 2018

México apuesta por la declaración para poner precio a los gases de efecto invernadero

Jueves 11 de enero, 2018

Se crea nuevo sistema de cultivo vertical, que gasta un 95% menos de agua.

Jueves 11 de enero, 2018